jueves, 25 de febrero de 2010

UN INSTANTE DE 82 AÑOS



Hay canciones que te dejan suspendido en el aire. Durante unos instantes atrapan toda tu atención y eres consciente de que estás viviendo un momento irrepetible. Como la primera vez.






“Young Man’s Blues” es uno de mis temas imprescindibles. Su autor e intérprete, Mose Allison, uno de los referentes ocultos de la música que hemos mamado los de nuestra generación. Casi sin darnos cuenta. En los ritmos de finales de los 60 con The Who, en los de los 70 con John Mayall y Van Morrison, en los 80 con The Clash y Elvis Costello, en los 90 con The Pixies e, incluso, a principios de este siglo con Foo Fighters. Todos ellos han incorporado a su repertorio alguno de sus temas, aunque Allison ha influido además en Rolling Stone, Led Zeppelin o Elton John.





Allison, nacido en el Delta del Misisipi en 1927, es un fino pianista desde la escuela primaria, además de un letrista de afilado e irónico talento –tiene un tema que se llama `Your molecular structure´- y que en los años 50 estuvo considerado como un músico inclasificable. Hasta que alguien inventó para él el término “blue-eyed soul” y quedó patente que era un blanco en un mundo de negros. Quizá por eso fue adoptado rápidamente por los jóvenes británicos que se abrían a los ritmos negros y buscaban referencias. Nadie mejor que un “caballero sudista” con un amplio repertorio de Willie Dixon, entre otros, para hacer de embajador en la clasista sociedad británica y dar alas a los rebeldes "yeyés". Allison llegó a ser el músico americano más popular de Gran Bretaña, donde sigue considerado como un “pope” y contar con alumnos aventajados como Georgie Fame (otra vez él, Javier)






Y el caso es que a su llegada a Nueva York, comenzó como músico de jazz y colaboró con Stan Getz, con el que grabó dos discos. Después ha seguido trabajando el género y ha colaborado con Gerry Mulligan y Zoot Sims, entre muchos otros, además de mantener su propia formación Mose Allison Trio.En el siguiente tema se ven claramente las influencias de Thelonius Monk, de las que nunca ha renegado, por cierto.


Este mes de marzo, con 82 años, saca nuevo disco en Estados Unidos:"The Way of the World” producido por Joe Henry (otra vez él, Javier). Los clásicos son los clásicos. A disfrutarlo en este miniconcierto para televisión acompañado al saxo por Gary LeFebvre, a la batería por Dave Coleman y Gunnar Biggs al bajo.





Mose Allison II/II
envoyé par Delta_Mike. - Regardez plus de clips, en HD !

viernes, 19 de febrero de 2010

POR CIERTO...

Esta entrada que, por cierto hace el número cincuenta, la dedico a reforzar la admiración que siento por un tipo tan feo ¿o sólo de rostro difícil? como elegante, capaz de seducir ¡Qué envidia!a la fea más guapa del cine de los noventa y que supo enseñarme el camino, no a Ensenada, sino hacia esa maravillosa música que es el country.
Lyle Lovett deshizo mis prejuicios hacia una de las raíces que más vida dan y han dado a la música norteamericana, una raíz que, no me canso de decirlo, se ha revitalizado y ha revitalizado el panorama musical, no sólo norteamericano, sino mundial en los últimos tiempos.
Yo también caí en las redes de su "large band", como también caí en las de su álbum "It's not big it's large", creía que el chiste era carpetovetónico y veo que no. Y, cómo no, ya he mordido el anzuelo de "Natural Forces".
Siguiendo la estela de Lovett,  llegué a Mary Chapin Carpenter, equivalente por su heterodoxia y desde el lado femenino del tejano . Una mujer coleccionista de grammys que, a su vez, me puso sobre la pista de otra de mis grande pasiones, Lucinda Wiilliams, de la que convirtió en grammy este precioso tema, colocándola en la senda de lo que, merecidamente, es hoy.



Mary Chapin Carpenter tiene, sobre todo, clase, mucha clase. Y es versátil como pcas. Se mueve por el country, el folk y el rock cómodamente. Tiene una voz increíble, tanto para las baladas íntimas y emocionantes, como para los temas más rítmicos. Lo que está claro es que, hoy por hoy y más allá del marketing,  es la gran dama del folk-country norteamericano. No hay más que verla en este homenaje en el que, una a una, sus "rivales" se rinden ante ella.



Puede que sea difícil, pero está claro que ha merecido la pena y, para los que la admiramos, resulta emocionante. Así que no nos queda más que esperar a que a finales de abril aparezca su próximo álbum "The Age of the Miracles"

jueves, 18 de febrero de 2010

OTRO DANDY, PERO NEGRO Y DEL FOLK-BLUES

Eric Bibb es la elegancia personificada, por su presencia y por su modo de cantar y tocar la guitarra. Gusta de los sombreros de ala, en especial de su "panamá", y, en camiseta o trajeado, su porte le aleja de la imagen de "negro hortera" enjoyado y estridente.
Aunque sus discos están en la sección, y en los sellos, de blues, lo cierto es que su música estambién heredera de la mejor tradición del folk norteamericano del siglo pasado.
Su modo de cantar y tocar, su perfeccionismo en la guitarra y su perfecta vocalización recuerdan, y no lo oculta, a los del gran Mississippi John Hurt y en su repertorio, lo mismo pdemos encontrar temas en la frontera del espiritual o otras que recuerdan los canticos de trabajo de los esclavos del Sur de los Estados Unidos, que las viejas canciones de las luchas sindicales que recogió y fijó Woody Guthrie y que, más tarde, popularizaron el mismo Guthrie, Pete Seeger, Odetta o Joan Baez.
Pero también hay hermosas y delicadas baladas que nada tienen que envidiar, ni en riqueza musical ni en sentimiento, a las de personajes tan idolatrados como Bruce Springsteen.
Por todo ello traigo aquí la música de este negro con porte de modelo y la elegancia de un príncipe africano, Eric Bibb, que se siente orgulloso y lo proclama de la nueva etapa que se abrió para América y para el mundo con la elección de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos.



Como habrás podido ver el blues dulce de Eric Bibbse acerca de alguna manera al soul. Y no es de extrañar, porque entre sus maestros coloca, por ejemplo, a Richie Havens, al que le ocurría otro tanto, aunque no sólo la dulzura sea la marca de la casa.



Después de escuchar este "En la casa de mi padre" no queda otro remedio que hablar de la familia. Y es el momento de  recordar que su padre, Leon, es un conocido actor y cantante de folk y espirituales que tuvo su gran momento en los primeros años 60, cuando triunfó en los escenarios de Nueva York. Unos años antes, Luis Buñuel le qhabía querido para su película "La joven", de la que interpreta su tema central, el clásico "Sinnerman"



Por si fuera poca escuela la de su padre, Eric tiene, además, un tío ilustre que no es otro que el genial John Lewuis, pianista del legendario Modern Jazz Quartet. Curiosamente, y pese a tan señalados antecedentes, la carrera musical de Eric Bibb, fue tardía y no arrancó en los Estados Unidos, ni siquiera en Canadá adonde se trasladó su padre. Tampoco en la Universidad de Nueva York, donde comenzó a estudias Psicología y Ruso, sino en Europa, primero en París, en cuyas calles y metro, tocó por unas monedas, más tarde en Suecia y finalmente en Londres donde se afincó definitivamente.
Pero, volviendo la relación musical con su padre, León, hay que reseñar un hermoso trabajo "Praising Peace", grabado como homenaje a la figura de Paul Rogeson, un atleta y abogado negro que, amen de convertirse en uno de los más destacados activistas en favor de lso derechos civiles d elos negros, fue un magnífico intérprete de la música  de raíz afroamericana.
Como, desgraciadamente, no he encontrado ningún clip de esta colaboraciónd e Leon y Eric Bibb, os dejo éste "Booker's guitar", el tema que abre el último y "recientito" álbum de Eric Bibb, titulado también "Booker's guitar".



Merece la pena, como el directo grabado en directo para la televisión francesa "Live à Fip", distribuido por Dixie Frog, del que he encontrado este interesante video-reportaje en el enlace, incluido un dúo en el camerino con el mismísimo Richie Havens.


Eric Bibb - Live at FIP

Dixiefrog Records | Vídeos musicales MySpace

viernes, 12 de febrero de 2010

DANDY LOVETT

Un tipo vestido de blanco, con pajarita negra, perfil afilado y con un tupe estratosférico. Así descrito, más de uno pensará en “el Pájaro Loco”. Pero no, es la imagen que aparecía -en blanco y negro- en la portada del primer disco que compré de Lyle Lovett. A finales de los 80 y principios de los 90, el “country” sonaba en algunos de los programas que aún tenían un hueco en las radios de música especializada en España. Lovett, nacido en un pueblo de Texas que llevaba el nombre de su tatarabuelo antes de ser absorbido por Houston, había publicado dos discos ortodoxos que le hicieron subir en las listas de Nashville. Pero estaba claro que su creatividad y lirismo necesitaba espectros más amplios. Así nació, con su tercer álbum al que me refería, la “Large Band”: una big band con guitarras, un chelo, un pianista, una sección de vientos y un coro de gospel que le abrió el territorio del jazz y el rythm’n’blues…


Ni que decir tiene que el nombre de Lyle Lovett tuvo otro tipo de resonancias cuando se convirtió en el “novio de la novia de América”. Su matrimonio con Julia Roberts le propulsó al mundo `celibrity´ estadounidense y le abrió las puertas de Hollywood, donde trabajó como actor a las órdenes de Robert Altman en `Short Cuts´. Una colaboración que años más tarde -y ya divorciado de Pretty Woman- continuó en la banda sonora de "Dr. T & the women". Esa querencia por el cine se deja notar en otras colaboraciones como la que tiene con Randy Newman en este magnífico duo sobre uno de los temas de "Toy Story"...
video
¡Sin duda, podría ser el himno de este blog!
El caso es que hacía tiempo que le había perdido la pista. En 2007, sacó un disco recopilatorio con su "Large Band" y acaba de publicar en 2009`"Natural Forces", en el que vuelve a su lirismo más country. Pero esta semana, he leído que se ha asociado con otro de los grandes de la música americana: John Hiatt, el mismo que fundó Little Village con Nick Lowe y Ry Cooder... Recuerdas...

Los dos vienen actuando juntos en los que se puede definir como "un super dúo" y aquí va un ejemplo de lo que podemos encontrar si nos acercamos a verlos...

miércoles, 10 de febrero de 2010

POR CIERTO...


...la canción de humor y con trasfondo político ¿existe en España? En estos momentos sólo recuerdo el "humor melancólico" de Javier Krahe, el "corrosivo" de Wyoming y Reberendo, el "surrealista" de "La Caramba O'chichornia" - dúo en el que cantaba mi añorado Jaime Barella- o el "punki" de los Siniestro Total y, con posterioridad, el algo más racial y rockero de "Mojinos Escocidos". Pero un ejemplo como el que pones con Todd Sneider creo que le falta a la música española. Parece que nos damos por satisfechos con las magníficas y saludables chirigotas carnavaleras de Cádiz. El caso es que al escuchar la canción de Sneider sobre lo que ahora denominaríamos como un "teabagger" -los seguidores del Tea Party- y que antes englobábamos de manera más genérica en los "wasp", he recordado una canción que se llama "I'm an asshole" y que interpretaba el actor Dennis Leary en el que sin duda ha sido su mayor éxito en una carrera más bien discreta...




Otro actor: Tim Robbins -en este caso magnífico-, nos advirtió sobre otro aspecto del mensaje político a través de la música con su película "Bob Roberts". Algo que también nos falta en España... por el momento. En el siguiente vídeo se puede ver como un sentimiento popular generalizado puede convertirse en un argumento político en beneficio propio...


lunes, 8 de febrero de 2010

POR CIERTO...

Después de haber leído tu recomendación me puse a buscar cosas de tu "pianista loco" y, amén de sus colaboraciones con Jane Birkin y un homenaje jazzístico a Gainsbourg que ya estaban en mi discoteca, seguí en spotify alguno de sus trabajos y, la verdad, me subyugó su delicado "solo piano". Ya sabes como soy yo de antiguo. En cuanto a lo del marathon de piano, no sé yo si soy partidario. Pero, en fin, en todo hay luces y sombras.
Y, por cierto, quiero aprovechar la ocasión para presentaros a un magnífico pianista al que tuve la suerte de conocer cuando, recién llegado de Argentina, acompañaba a mi amiga Paloma Berganza, Se llama Federico Lechner y, como podeis comprobar, no sólo es bueno, sino muy versátil. Qué os parece para abrir boca la visión que, con Antonio Serrano a la armónica, nos da de la sintonía de "Barrio Sésamo".



En este tema, arreglado a mayor lucimiento de Serrano, no se aprecian en toda su grandeza ni la clase, ni la sensiblidad de Lechner, que me recuerdan al llorado Bill Evans, quien, por cierto, también convirtió en pieza fundamental de su repertoriola banda sonora de MASH. No exagero y, para que lo comprobéis, aquí está con su trío haciendo este tango-jazz que ha titulado "Otra mina".




Por último os dejo con Federico despertando el genio de Albéniz en los Reales Alcázares de Sevilla con esta improvisación de su "Malagueña". Por cierto, si tocas el piano, nunca dejes que la cámara te tome desde atrás, salvo que te pongas chaqué o una chaqueta larga.

viernes, 5 de febrero de 2010

UN HIPPIE COMO YO

Cojamos a un Bob Dylan joven, con su guitarra y su armónica, y mezclémosle con Lenny Bruce. Todo, claro está, salvando las distancias, porque la poesía de Dylan es la poesía de Dylan y porque los chistes de Lenny acabaron en tragedia.
Aún así, una vez mezclados subamos el resultado a un escenario y tendremos a un tipo corrosivo y progresista que, con sus chistes y sus canciones es capaz de mantener un show de dos horas en el que la gente no deja de reir y cantar los estribillos que conocen más que bien.
Este tipo, resultado de una mezcla tan dispar, existe, se llama Todd Snider y, como hijo que es de su época ha heredado lo mejor de todas las músicas que ha escuchado.
Sobre el escenario, sólo o con su banda va saltando, como quien cruza el río que le seapara de su parroquia, de piedra en piedra, por el rckabilly, el blues, el country, el folk y todo ese conglomerado de músicas sabias que configuran lo que hemos venido en llamar "Americana".
Pero, además de todo lo anterior, Todd Snider es, las veinticuatro horas del día, un activista contra el rancio conservadurismo económico y moral que durante ocho largos años atenazó los Estados Unidos.
Una muestra es este "Conservadores, cristianos, del ala derecha, republicanos, rectos, blancos, machos amreicanos" de su álbum "East Nashville Skyline"



Snider que se etiqueta de hippie, nació en Portland, la capital de Oregón, en 1966, cuando los sueños del "haz el amor, no la guerra" comenzaban a desvanecerse entre el humo de los canutos en los viajes de LSD.
En su primer álbum, que tituló "Songs for the Daily Planet" en homenaje a Superman, incluía, en plena efervescencia del grunge, un homenaje parodia al "Talking New York" de Dylan que él tituló "Talking Seattle grunge rock blues"



Mas allá de todo lo anterior, lo bueno de Snider, al que descubrí en Internet, saltando de uno a otro por los músicos afines a mis favoritos, es que es un tipo vitalista y divertido, con su "punto" de crítica sarcástica a todo lo que no nos gusta y nos dan como inamovible.
En su último disco de estudio "The excitement plan", que también defiende en directo, acompañado sólo con armónica y guitarra, incluye varios temas que van en este sentido, como por ejemplo "Money, compliments and publicity"




En fin, una joyita escondida, que desde Menphis recorre los Estados Unidos, moviéndose por locales pequeños en lso que es más fácil el contacto con el público y donde el milagro la interacción del show se produca cada noche.